Seguidores

lunes, 17 de septiembre de 2012

No sé ya no esperarte (del poemario "Algo sagrado")




No es sábana sino mortaja, la sábana
que esta misma tarde cubría
la acuarela sencilla de tu desnudo.


Será porque en mi almohada se ahoga un grito
que restituye la muerte por horas
de tu ausencia hermanada con mi insomnio,
allí donde tú duermes en otra cama
y haces hogar en otra parte,
o porque no me atañe ya el apremio
de tu vida no propicia a desposarse,
no me atañe ya esta soledad, hidra
domeñada por labor de tus manos
que engarzan con milagros las caricias.


No me atañe el eco de mi voz sin nadie,
en yeso rebotada por paredes
que sin ti solicitan el derribo,
ni me atañe tu maleta de vaivenes
que rectifica rumbos sin cumplirlos.


Porque no sé ya no esperarte,
no termina de abolirse este miedo
imperativo a perderte, falaz
presagio, fatal vindicando
una improbable despedida.
Mas no imposible. Persiste reincidente
en la piel azabache de mis noches,
entenebrece este otoño anticipado,
cubre a duelo mi esperanza con la sábana
que ya no es sábana sino mortaja
cuando ahora duermes en otra cama
y haces hogar en otra parte.

4 comentarios:

  1. Y no se yo ya vivir sin ti, pasar apenas un segundo. No se no vernos en tus poemas, ni dejar de sentir tu sabor en mi boca, ni tu piel en mi cuerpo. Sin ti, no se nada. TE AMO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Ha surgido un problema con el comentario anterior que te he hecho. Decía que te echo mucho de menos, mi deidad. El resto de la vida a tu lado no es suficiente. TE AMO.

      Eliminar